Tagged: Tortuga Laúd varada

La última tarde de playa de nuestra amiga “Laúd”

Termina el verano, y como presagio de los malos vientos que trae el otoño, uno de ellos impulsó a una visitante inusual hasta nuestras playas, una gran tortuga laúd de mas de un metro de envergadura, doscientos kilos de peso y cuya especie se encuentra en peligro crítico de extinción.

Nuestra amiga había decidido poner fin a sus singladuras marinas quedándose para siempre en nuestra ría.

Viajera impenitente, se había desplazado por los océanos miles de kilómetros en su periplo vital, alimentándose de las molestas medusas que son la parte fundamental de su dieta. Pueden comer diariamente el equivalente a su propio peso, jugando así un  papel muy importante en el mantenimiento del equilibrio ecológico marino.

Tortuga Laúd varada en El Caño la Culata (El Portil)

Y nuestra visitante eligió quedarse en nuestra playa  pasando un agradable día  haciéndose fotos con los bañistas que acudíamos a saludarla.

El día trascurrió rápidamente, y llegó el momento de avisar a la Guardia Civil para pedirles que procuraran un lugar mas digno para su descanso definitivo. Nos remitieron a los Servicios del Ayuntamiento de Cartaya, ya que al parecer el Seprona (según nuestro amable informante) solo se ocupa de rescatar animales con vida. Ante la duda, llamamos al 112 y explicamos el caso, y allí nos prometieron que un equipo del ayuntamiento se ocuparía del tema.

Como quiera que la marea subía y comenzaba a anochecer, nos despedimos de nuestra amiga deseándole una feliz travesía hacia mejores mares, esperando que alguna de la llamadas realizadas diera sus frutos, y así parece ser que ocurrió,  ya que hasta el lugar se desplazaron agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, autoridades competentes que deberían someter al animal a una necropsia para averiguar qué causó su muerte.

Tortuga a última hora del día

No sabemos si se cumplió el protocolo de varamiento de especies marinas amenazadas  en el caso de nuestra amiga, lo que más nos preocupa en todo caso es que en los últimos dos meses se han producido tres varamientos de grandes tortugas en las costas Andaluzas, a pesar de que se trata de tortugas laúd o dermochelys coriacea, las mayores de todas las tortugas marinas y catalogadas en peligro crítico de extinción, ejemplares que normalmente surcan otras latitudes y representan sólo el 6% de los varamientos registrados de tortugas.

Primero fue en la playa de La Redondela, en Huelva, el pasado martes 11 de agosto, donde una tortuga de grandes dimensiones y similares características a las de nuestra amiga quedó varada en la arena.

Tortuga aparecida en La Redondela (Huelva)

Tortuga aparecida en La Redondela (Huelva)

Y justo una semana después, otro ejemplar de tortuga laúd es avistado flotando en Cádiz.

Tortuga en la Playa de la Victoria (Cadiz)

Tortuga en la Playa de la Victoria (Cadiz)

 

En Marzo de 2015 tuvimos otro varamiento en la Playa de Los Enebrales de Punta Ubría.

Tortuga aparecida en Los Enebrales (Punta Umbría)

Tortuga aparecida en Los Enebrales (Punta Umbría)

No son los primeros casos de los que se tiene noticias en nuestra Costa de la Luz. En Agosto de 2014 fue encontrada muerta por unos ecologistas otra tortuga laúd de casi dos metros de longitud en el margen izquierdo de la desembocadura del río Guadiana, en las inmediaciones de la barriada de Isla Canela (Ayamonte) .

Tortuga hallada en Isla Canela (Ayamonte)

Tortuga hallada en Isla Canela (Ayamonte)

Baste este pequeño recordatorio para llamar la atención sobre lo que parece un inusual aumento de la frecuencia de varamientos de esta especie de tortuga en estado crítico de extinción en nuestra costa, que además se encuentra muy lejos de sus rutas habituales de desplazamiento.

No parece que se den especiales condiciones en nuestras aguas que aumenten los peligros que acechan a esta especie, como la son la contaminación de los océanos con petróleo o aceites de los motores, choques con embarcaciones, apresamiento en redes comerciales de pesca o la muerte por ingestión de bolsas de plástico que tragan confundiéndolas con las medusas, su principal alimento.

Pero es innegable que la frecuencia con que se producen las muertes ha aumentado estos dos últimos años de forma muy alarmante, y solo nos queda pedir a las autoridades responsable que hagan su trabajo y busquen posibles causas y a sus responsables, para que no tengamos que volver a decir adiós de esta forma a una de nuestras amigas tortugas.

Y como no queremos dejaros con mal sabor de boca, os dejo una foto de ella en sus mejores tiempos y de su familia, allá en una playa paradisíaca de las pocas que quedan en el Pacífico Oriental…

laud10

laud9